NOTICIAS

5 consejos para volver a correr tras una lesión

5 consejos para volver a correr tras una lesión (10.01.2020 18:52)

Tener una lesión muscular o de tendón cuando se tiene una rutina diaria de ejercicios es complicado, ya que imposibilitará por un determinado periodo de tiempo cualquier práctica a realizarse. Esto puede ser bastante difícil de afrontar para aquellos que están acostumbrados a correr con frecuencia.

Ciertos movimientos o hábitos negativos pueden ocasionar malestares físicos que eviten la práctica del running de manera temporal, en ese caso, lo importante será mantener reposo y seguir una serie de pautas para tener una recuperación exitosa, volver a estar operativo lo más pronto posible e iniciar con cuidado los nuevos ejercicios.

  1. Elige un momento prudente para entrenar

Para volver a entrenar con naturalidad, se debe tener en cuenta el tiempo que ha pasado desde la lesión. Se deberá optar por los plazos largos y únicamente volver a correr cuando se haya recuperado por completo, pues es mejor no arriesgar la salud y el rendimiento.

Volver a correr muy pronto puede empeorar la situación y arruinar los esfuerzos realizados en el tiempo de recuperación. De igual modo, se debe tener en cuenta que el tiempo de espera para retomar el running dependerá de la gravedad de los daños corporales.

  1. Seguir un programa de running estructurado

Cuando se esté convencido de que llegó el momento ideal para iniciar las carreras, lo mejor es tener un plan de entrenamiento. Esto favorecerá al deportista ya que se verá obligado a ser más perseverante con los entrenamientos.

Se recomienda guiarse de un equipo de expertos de diferentes especialidades: un nutricionista, doctor, fisioterapeuta, inclusive un entrenador; pues todos tendrán su punto de vista particular, el cual deberás seguir para lograr una recuperación estable y rápida. 

Asimismo, es la responsabilidad del deportista dedicar tiempo a diseñar un adecuado plan de entrenamiento, porque te servirá para enfocarte mejor en las metas trazadas.

  1. Inicia tus actividades con calma

Indudablemente la recuperación será paulatina. Para esto, se debe incrementar el nivel de intensidad de a pocos, así evitarás tener una recaída. Existen ejercicios que se puedes realizar desde casa, de manera autónoma o con la ayuda de un aparato. Puedes utilizar un pedaleador que permite una recuperación sencilla gracias a su ajuste de resistencia. Eso sí, es imprescindible que sigas las indicaciones que el traumatólogo indique, para después ser revisados constantemente por el fisioterapeuta. 

  1. Aprende a identificar tus malestares

Una de las mejores maneras para prevenir una próxima lesión es conociendo el cuerpo e identificando las zonas más sensibles. Varios corredores se ven afectados a causa de un desequilibrio en la estática del cuerpo. Mientras dura el proceso de recuperación, los entrenamientos funcionales contribuyen a ejercitar el cuerpo de forma específica y así aprender de las lesiones ocurridas.

  1. Enfocar las energías en recuperarse

Del mismo modo en el que existe la fase de calentamiento, en el que los músculos se preparan para iniciar la actividad deportiva, enfocar las energías en recuperarse es de suma importancia. Aunque parezca que estás listo para realizar carreras cortas con facilidad, lo mejor es iniciar con sesiones de yoga, estiramientos, masajes, ejercicios de equilibrio y saunas.

 

Compártelo

Déjanos tus comentarios sobre la carrera