NOTICIAS

Declaraciones de Carles Castillejo

Declaraciones de Carles Castillejo (18.11.2013)

(Texto extraido del blog de Castillejo http://blogstillejo.blogspot.com.es/ )

Hoy disputé la Maratón de Valencia y...me retiré. Es la primera vez que lo hago en mi carrera deportiva (a menos que hubiese terciado alguna lesión). No soy un atleta de retirarse pero hoy no podía más.

Esta va a ser mi versión de los hechos. Sé que evidentemente habrá opiniones favorables y otras que no pero todas serán bien recibidas si son desde el respeto.
Hoy en el km 17 decidía coger la tangente en la maratón. Llevaba corriendo 17km solo. 45' después de haberme parado y de llegar por mi propio pie a la zona de la llegada me cambiaba de ropa (iba en pantalón corto, camiseta de tirantes y con una chaquetita que me había dejado mi amigo Santi) y cogía el móvil y expresaba en las redes sociales mis emociones de ese momento. Emociones en caliente pero basadas en un razonamiento lógico: me la habían jugado.

Porqué lo digo...aquí va la historia y luego juzgáis.
En el mes de mayo le digo a mi manager que quiero correr en Valencia. Me dice que lo mira. El organizador, Paco Borao, se muestra interesado y nos pregunta que intenciones tenemos. Le digo que intentar hacer 2h09. Me dice que fantástico y que me pondrán liebres a ese ritmo.

Pasan los meses y yo entreno a trancas y barrancas (como bien sabéis aquellos que me seguís) y voy poniéndome en forma.
A finales de agosto (creo) decido bajar a Valencia a hacer un rodaje de 2h por el circuito para conocerlo. Como veréis me lo tomaba bastante en serio.
Paco se porta muy bien conmigo y me explica con todo detalle la carrera. Me dice que voy a tener 2 liebres hasta el km 30 al ritmo que yo le pida. GENIAL!!!!!!!!
Voy a hacer un inciso para explicar el tema de las liebres ya que ha habido bastante runner que no lo ha entendido.

Para poder conseguir una marca de tal exigencia se necesita a alguien que te marque el ritmo, que te ayude en esos primeros kms, que te tape algo de aire, que tu no tengas que ir estresado pendiente del crono. Todos los records del mundo, todas las maratones comerciales están conseguidas con esas liebres. No se trata de que yo las necesite o no. Se trata de que como veréis estaban apalabradas. De no haberlo estado ya me hubiera yo encargado de tener a alguien que me ayudara.
Vosotros, los runners no las necesitáis porque entre vosotros mismos os hacéis de liebre sin daros cuenta ya que por densidad sois muchos más a ritmo de 3h que a ritmo de 2h10. Además muchas veces os ponen unos globitos que os marcan el ritmo. No es eso lo mismo?

Volvamos a la historia.
Pasan los meses y llegamos a la última semana. Mi representante me comenta que Hasan Aouchar quiere pasar en 1h04'30. Le digo que perfecto. Que ya me va bien.
El viernes en rueda de prensa Paco dice que hay liebres para que sea el primer español en correr sub 2h10' en territorio nacional.
Hasta aquí todo perfecto.

El sábado a las 15h empieza la reunión técnica en la que nos dicen cual es la estrategia de carrera establecida.
El manager responsable de la carrera (que no Paco) explica lo siguiente: 1) El primer grupo irá a ritmo de 1h03'20 con 3 liebres. 2) El segundo grupo ira a ritmo de 2h09'0 SIN liebres ya que es un grupo numeroso (según inscripción).

Al acabar su exposición le pregunto si me puede repetir lo del 2o grupo. Confirma que lo que ha dicho (hablaba en inglés) era lo que había entendido yo.
Le digo que como puede asegurar que vamos a ir a ese ritmo si no hay encargados de marcar el ritmo.  Me dice que como hay atletas africanos y son "frontrunners" ya se encargaran de tirar.

Mi respuesta es que el atleta africano si va por libre corre a tirones y que a mi Paco desde hace meses me ha dicho que tenemos liebres a ritmo de 64'30.
Se extraña y me dice que lo soluciona...

Llamo a mi representante y éste contacta con Paco el cual le dice que SI que tengo liebres. Me quedo tranquilo y lo hago aún más cuando por la noche hablo con Paco y me vuelve a asegurar de que hay liebres en el segundo grupo para 64'30.

Me voy a dormir con una estrategia de carrera en mente: 2 africanos tirando de un grupo numeroso y yo en el medio disfrutando de las calles valencianas.
Llegan las 9 de la mañana y se da el pistoletazo de salida. Salgo en cabeza y al empezar a descender el puente de salida me empiezan a pasar africanos. Cuento hasta 5-6. Perfecto ese el primer grupo. Ahora alguno más me pasará y el resto se quedará conmigo. Empiezan a pasarme por todos lados y al doblar la esquina ya me sacan unos metros.
Miro para atrás buscando a Hasan y a las liebres africanas. Ni rastro. Se me enganchan Feiteira y un marroquí y poco pasado el km 1 viendo que no es lo que me interesa pego un cambio de ritmo y me voy solo a intentar enlazar con cabeza de carrera. En ese punto entre el km 2 y 3 obtengo el pulso más alto de los 17km (187) con lo que se demuestra que me pongo a menos de 3'/km y no consigo recortar nada de nada con lo que vuelvo a mi ritmo.

Decido coger un ritmo cómodo y ver qué pasa en el grupo de cabeza e intentar que no se escapen demasiado. Paso en 15'35 el primer 5000 (el grupo de cabeza en 15'01).
Eso es un nuevo mazazo. No consigo coger esa zancada de 3'03-3'05 y eso es por la soledad. Estoy seguro de que de haber ido con gente aunque hubiese ido atrancado hubiese ido pero al ir solo...los segundos caen rápido.

Intento acelerar lo consigo por momentos pero no consigo mantener el ritmo. Es complicado. Me cruzo con la gente que me anima. Eso me motiva para seguir. Veo que voy a 3'07-3'08. Bueno al menos sigo a ritmo de mínima (2h13').

Pero lo que de verdad importa es la mente. La mente no está en su sitio. No está clara. Tiene un nubarrón en forma de enfado. Enfado por todo lo que está pasando, por tanto y tanto y tanto sacrificio vertido en pos de conseguir estar en Valencia. Y así no se puede. No se puede resetear de golpe la mente con tanto cambio. Es muy difícil.
Cuando veáis los videos de los amigos del FOROATLETISMO entenderéis el porqué de ese cansancio mental.

Paso el km 10 le digo a mi entrenador que qué hago que esto no funciona. Sigo corriendo, sigo intentando ponerme a correr más rápido pero no lo consigo. Veo que alguien del grupo de cabeza se descuelga. Un africano se para en torno al km 11. Porqué no habrá venido conmigo?
Al poco veo que se descuelga otro. Lo pillaré? Lo intento. Apreto (o yo lo creo). Paso por el km 15 abandonado ya. No me paro porque está lleno de gente y me da vergüenza (recordad que no lo había hecho antes). Busco con la mirada a mi entrenador. Mientras lo hago me pasa un marroquí. Voy desconectado y no me engancho.

Localizo a mi entrenador que se pone a correr a mi lado: - Qué tal? - Mal. - Te ves para menos de 2h13? - Ahora, no. - Pues mejor párate.
Le doy al stop y me pongo a caminar en la acera.

Recibo ánimos de la gente. Me siento mal. Mal por haberme parado, mal porque no he conseguido mis objetivos, mal porque han venido amigos, familia y gente que no conozco solo porque yo corría. Mal por no haber podido comprobar cuanto valía hoy con una carrera normal: 2h09, 2h10, 2h12, 2h15...no lo se. Ni lo sabré jamás. 

Pero no es de recibo. Eso que he vivido yo no se hace.

Compártelo

Déjanos tus comentarios sobre la carrera